martes, 4 de octubre de 2011

No lo creerás, pero hoy
mis cabellos amanecieron erizados en serpientes venenosas
y no hay secador ni atizador que domine esta revuelta.
Hoy he vuelto a sonreír con la boca pequeña,
para esconder mis colmillos,
y ese brillo que tanto te gusta en mis ojos
no es más que la loba que acecha a su presa.
No lo creerás, pero te engaño conmigo misma,
y cuando no me miras,
dejo de ser esa mujer amable
con la que crees que vives.

3 comentarios:

  1. y ese brillo que tanto te gusta en mis ojos
    no es más que la loba que acecha a su presa.

    potente ;)

    Un abrazo
    Mery

    ResponderEliminar
  2. el animal
    su presencia
    d e n t r o

    ResponderEliminar

Admitiré cualquier idea, sugerencia, crítica e incluso algún insulto, pero quiero ser la primera en leer tu comentario.