domingo, 28 de agosto de 2011

Parte de mi dolor


Déjame devolverte parte del dolor que me diste,
sólo parte, sólo las noches en blanco,
sólo los amaneceres oscuros.
Déjame poblar tus pesadillas,
esconderme en las sombras que te asustan,
perturbar tus paisajes interiores.
Sólo parte de mi dolor, soy así de generosa.

El frasco de lágrimas con tu nombre,
ése, me lo quedo.
Seguirá escondido bajo mi cama,
me pertenece, sólo mío, no lo comparto.
Soy así de egoísta.
Esas lágrimas que guardan
lo mejor de mí, lo que dejaste de ti,
me recordarán, como un feto en formol,
todo lo que me pudriste dentro.

5 comentarios:

  1. Cierras como poca gente tus poemas. Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. A veces pienso que los cierro a portazo limpio.
    Un abrazo,
    Ana.

    ResponderEliminar
  3. esconderme en las sombras que te asustan

    ResponderEliminar
  4. Nada entiendo de esta -ni de otras- materias. Pero, no sé, tal vez sea demasiado regalo poner en manos del verdugo nuestra posibilidad de volver a amar enteramente.
    Me gustó.
    sulle

    ResponderEliminar

Admitiré cualquier idea, sugerencia, crítica e incluso algún insulto, pero quiero ser la primera en leer tu comentario.